¿Te hubiera gustado jugar en el Liverpool?

¿Te hubiera gustado jugar en el Liverpool?

noviembre 26, 2020 0 Por Esto es Anfield

 

Todos hubiéramos querido ser Tommy Tynan.

¿Qué habrías dado por jugar en el equipo de tu vida? Aquel que ves por la televisión o en las gradas del estadio. Pues como si fuera aquella película de Willy Wonka y la fábrica de chocolate, ese ticket de oro que te da la oportunidad de…jugar en el Liverpool.

En 1970, el Liverpool buscaba desesperadamente sangre joven con talento. Después del éxito de mediados de los 60, habían pasado cuatro largos años desde que habían levantado cualquier trofeo y el jefe Bill Shankly estaba reconstruyendo un equipo que dominará Inglaterra y Europa.

El club se unió a Liverpool ECHO para lanzar una competición llamada «Search for a Soccer Star» [Búsqueda de una estrella del fútbol]. El premio ofrecido era un aprendizaje en el Liverpool FC y la oportunidad de convertirse en el ídolo del fútbol inglés.

La respuesta fue asombrosa, ya que 10.000 jóvenes ansiosos rellenaron el cupón y lo devolvieron. Uno de ellos fue Tommy Tynan. El alumno de la ‘St Margaret Mary’s Catholic School’ era un asiduo de The Kop y soñaba con seguir los pasos de Roger Hunt e Ian St John.

Tommy recibió su bolsa Gola, unas botas y unas espinilleras

Tynan, que creció en una dura zona residencial en Dovecot, luchó por abrirse camino en una serie de pruebas mientras la lista se reducía a 20 aspirantes. En la prueba final en Melwood su equipo ganó 5-3 y delante del gran Bill Shankly y staff técnico, el joven delantero centro de 15 años estaba inspirado, marcando los cinco goles.

Al día siguiente, el entrenador de los Reds, John Bennison, llegó a su casa. Tommy recuerda ese día que John llegó a su casa «Sabía que lo había hecho bien, pero aun así no esperaba ser elegido. Mi padre guio a Bennison a nuestra casa y pidió permiso para llevarme a Anfield a entrenar.

Estaba encantado y nos fuimos a Anfield inmediatamente. Mamá y papá estaban tan orgullosos como unos pavos reales – después de las horas que habíamos pasado en The Kop, ahora íbamos a conocer a Bill Shankly.

Papá había visto a Roger Hunt y a Ian St. John poner a Anfield en pie, así que estaban absolutamente convencidos de que su hijo jugaría en el mismo terreno de juego que esos grandes hombres.»

El ganador del Liverpool ECHO pronto impresionó en los entrenamientos con los equipos A y B de Liverpool. Entre su grupo de aprendizaje estaban los futuros grandes jugadores que pondrían en pie Anfield, Phil Thompson, Alan Kennedy, David Fairclough y Jimmy Case.

Cuando no jugaba, Tynan barría las gradas, limpiaba los vestuarios y pulía las botas de Ray Clemence. En octubre de 1972 marcó su primer gol para los reservas y se convirtió en un prolífico goleador con 48 goles en 86 partidos de segunda división.

Tommy siempre recordará aquellos años en Liverpool “Todos entrenaron juntos y yo fui emparejado con Kevin Keegan o John Toshack o Emlyn Hughes. Nunca conocí a nadie que pensara que estaba por encima de ti. Bill Shankly tenía ese aire sobre él. Se paseaba por el pasillo y, de niño, te quitabas de en medio. Qué presencia tenía.

Una vez fui el 13º hombre en un partido y estoy en la charla de equipo, esperando toda esta información técnica y era básicamente Shanks, Ronnie Moran, Bob Paisley y un pequeño tablero con cosas metálicas.

Ellos prepararon el equipo, nombraron a uno o dos jugadores, tiros libres, córneres y eso fue todo, fin de la historia, 10 minutos. Nunca entrenaban la táctica. Tan simple. Coge el balón y pásaselo a uno de tus jugadores. Ellos lo ganaban todo».

Sin embargo, no llegó una llamada al primer equipo y antes de que pudiera reunir el valor para preguntarle a Shankly por qué se retiró el genio escocés «No fue Joe Bloggs quien me mantuvo fuera del primer equipo, fue gente como Kevin Keegan. Algunos de los mejores jugadores del mundo estaban allí en ese momento y el equipo de Liverpool era bastante imparable.»

Tommy con nuestro Aldo

Tynan pasó los siguientes 16 años aterrorizando a las defensas en las ligas inferiores. Un breve período en Lincoln siguió a su estancia el miércoles, pero fue en el condado de Newport donde realmente se hizo un nombre. Donde coincidió con un tipo que muchos conocéis, John Aldridge.

Formó una dinámica sociedad de ataque con John Aldridge, ya que ganaron el ascenso de la Cuarta División, la Copa Galesa y alcanzaron los cuartos de final de la Recopa de Europa. Los problemas de dinero obligaron al Newport a vender Tynan a Plymouth en 1983 y se convirtió en un héroe de culto en Home Park. En 1984 les ayudó a llegar por primera vez a las semifinales de la FA Cup y en la temporada 1984/85 fue el máximo goleador de las cuatro divisiones con 31 goles en la liga.

John Aldridge su compañero, siempre recordará lo bueno que era Tommy Tynan y diciendo que fue uno de los mejores delanteros que nunca jugó en la primera división inglesa.

La leyenda de los Reds jugó junto al ex aprendiz de Anfield en el condado de Newport durante cuatro años a finales de los 70 y principios de los 80 y formaron una formidable asociación.

«Tommy era casi el jugador completo. Tenía unos pies decentes y era un buen cabeceador. Debió tener la ventaja sobre mí cuando éramos más jóvenes, ya que ambos tuvimos pruebas con el Liverpool y lo aceptaron, pero lo dejaron 14 años antes de que me invitaran a volver.

Aquellos goles en Recopa

¡Y les costó 750.000 libras por el privilegio! Nuestra sociedad en Newport fue considerada como probablemente la más fuerte de las ligas inferiores. El estilo de Tommy era perfecto para mí, teníamos la química adecuada, y nos trajo un éxito inmediato.

Llegamos a los cuartos de final de la Recopa de Europa y marcó los dos goles contra el gigante de Alemania del Este Carl Zeiss Jena. Esa carrera por la Copa le dio a Tommy, por un breve tiempo, el tipo de perfil nacional que merecía.

Tuvo otros momentos en los que acaparó los titulares, como durante la carrera del Plymouth a las semifinales de la Copa de la FA, pero realmente su talento debería haberse mostrado al más alto nivel semana tras semana.

Sólo puedo decir que no tuvo la suerte de tener los descansos en el momento adecuado, ya que no hay duda de que era lo suficientemente bueno».

Casi tres décadas después de ganar esa competición de Liverpool ECHO, ahora es taxista en Plymouth. Donde jugaron los reds en un partido con aquel gol de Lucas Leiva de cabeza.

Pero donde Tommy fue leyenda fue en una ciudad con bastantes vínculos con Liverpool, Plymouth y tal es así que en el Plymouth Argyle hay un grupo de 200 scousers que viajan con el equipo y que se llaman ‘Green Scousers’, ahí Tommy Tynan fue un jugador a tomar en cuenta.

Aquel chico que con 15 años consiguió su sueño y seguro que el de muchos de vosotros, jugar en el Liverpool y poder decir a sus amigos y sus familiares ‘¿Sabes que yo entrené con Bill Shankly?’.