West Bromwich 2 – 1 Liverpool

abril 2, 2011 15 Por Esto es Anfield

GRAVES ERRORES

Derrota en un mal partido Red protagonizado por los errores continuos de Martín Atkinson, colegiado del encuentro. Señaló un penalty inexistente y otro dudoso, que le valieron a los de Hodgson para ganar el encuentro. Esta pérdida de 3 puntos es menos grave conociendo los empates del Tottenham y del Chelsea. Aún hay 21 puntos en juego y todo es posible. G. Johnson y Agger tuvieron que retirarse lesionados.

Por Jony (@Jony_TF)
El partido tenía muchos alicientes que lo hacían interesante, sobre todo las ganas que tenía Roy Hodgson de superar al que según él, le hizo la vida más difícil en Liverpool, ya que buscaba el trabajo de manager del club.
Gerrard se quedaba fuera del plantel por decisión técnica, no querían apresurar su regreso a los terrenos de juego y Glen Johnson iba a disputar su partido número 50 con el Liverpool en la Premier League.
Sin embargo todo se vio empañado con una muy mala actuación arbitral, que favoreció al equipo local, usando diferentes criterios en similares acciones de uno y otro equipo.
El partido comenzó bien para los Reds, Luis Suárez y Carroll pusieron rápidamente en apuros a Carson, Kuyt en el minuto 2 tuvo la primera ocasión clarísima del encuentro. Un remate desviado de Carroll es golpeado de cabeza por el holandés, que al rechazar en un defensa local, la golpea con el pie, rozando el balón en el larguero y estando apunto de marcar.
Pero la mala suerte se cebaba con el equipo y en el minuto 7 Glen Johnson debe dejar su puesto a Kyrgiakos, presumiblemente con una lesión en los isquiotibiales.
El equipo Red intenta dominar el balón, pero hay muy poco juego en el medio del campo y los pelotazos son continuos, la delantera tiene trabajo extra para coger alguno de estos «pases» y pocos son los balones que juegan en condiciones favorables.
En el minuto 25 otra vez la mala suerte se cebaba con los Reds, esta vez es Agger quien debe abandonar el equipo con un golpe en el pie. Wilson es quien lo sustituye.
Estos cambios obligados causan estragos en un equipo que le costaba encontrar su sitio y empiezan a venirse abajo. También abría que añadir que las fuertes entradas de los jugadores locales no son frenadas por el colegiado y eso hace que se juegue con cierto temor a que otro caiga lesionado.
En el minuto 28 un genial pase de Meireles a Kuyt es controlado por el holandés que rápidamente deja a Carroll para que este entre con peligro al corazón del área. El delantero es derribado claramente por un defensor Baggie, pero incomprensiblemente Atkinson señala falta de Carroll y le muestra tarjeta amarilla.
Dos minutos más tarde se vuelve a producir otra situación similar. Carroll se dispone a correr a un pase largo, pero es frenado por un defensa con un tortazo, el árbitro señala falta a favor del equipo local y advierte al delantero Red. Sólo Atkinson sabe qué está señalando.
El partido se complica para los de Kenny Dalglish, no sólo están desordenados por los cambios forzosos, sino que también tienen que lidiar con la dureza de los jugadores de Hodgson y las acciones erróneas arbitrales.
En la reanudación los locales tienen la mejor ocasión de lo que va de partido. Cox dispara cruzado a pocos metros de la portería, pero Reina empieza su recital de grandes paradas de la segunda parte.
La réplica del Liverpool no se hace esperar, en el minuto 49 Carroll envía un balón peligroso que Carson envía a córner. En ese saque de esquina, Meireles envía un balón teledirigido a Skrtel, que cabecea el balón al fondo de las mallas. 0-1
En el 58 Brunt vuelve a poner a prueba a Reina, que vuelve a estar genial.
El partido no está yendo mal, pero en el minuto 62 Kyrgiakos se tira al suelo, saca bien la pelota a Odemwingie, que lógicamente es derribado después de que le quitan limpiamente el balón. Atkinson que está a pocos metros y con una visión perfecta de la jugada, señala la pena máxima que es transformada por Brunt. 1-1
A partir de este momento el equipo se desinfla, es cierto que no estaban jugando muy bien, pero al parecer, las lesiones, los cambios, las decisiones arbitrales erróneas y el gol en contra están pesando demasiado.
No se elaboran jugadas, el medio del campo no aparece y sólo alguna jugada de Luis Suárez es la que pone la chispa en ataque.
Poco a poco el West Bromwich va metiendo al equipo Red atrás y Odemwingie tiene un carrusel de ocasiones que sólo Reina puede desbaratar.
En el minuto 87 Odemwingie se va de Kyrgiakos que se cae, no se levanta rápido y deja que el delantero se vaya sólo a la portería. Intenta driblar a Reina y es derribado. Atkinson no señala nada, ya que la jugada es muy dudosa y parece que el delantero se echa encima del portero, pero hay contacto y el linier señala la pena máxima que transforma nuevamente Brunt. 2-1
Derrota con muy mal sabor de boca. Cierto es que no se jugó bien, que el WBA posiblemente se mereciera como mínimo el empate, pero hay que tener en cuenta que las diferentes decisiones arbitrales, no sólo los penaltis, más las lesiones en la primera parte, hicieron que el equipo se descompusiera por completo.
Aún estamos matemáticamente jugándonos entrar en Europa, quedan 7 partidos, 21 puntos en juego y aunque no sea fácil, todo es posible gracias a los tropiezos de los equipos a los que perseguimos.
Nuestro próximo rival será el Manchester City, conjunto que está en posiciones de Champions League a 8 puntos de diferencia con un partido menos (el que juega el domingo ante el Sunderland).
Liverpool: Reina; Glen Johnson (Kyrgiakos 8′), Agger (Wilson 25′), Skrtel, Carragher; Meireles, Spearing, Lucas, Kuyt (J. Cole 87′); Luis Suárez y Carroll.
Goles: 0-1 (Skrtel 50′), 1-1 (Brunt pen. 58′) y 2-1 (Brunt pen. 87′).