Steven Gerrard: El paso de niño a hombre (Parte 1)

Steven Gerrard: El paso de niño a hombre (Parte 1)

julio 12, 2015 2 Por De Castro

‘Houllier me dijo:»Eres un niño en un juego de hombres»‘ 

 

Steven Gerrard conversó con su ex-rival del Manchester United, Rio Ferdinand, como parte de un programa especial de BT Sports donde repasaron distintos puntos de la carrera del 8. En una primera entrega les traemos relatos de los inicios de Stevie, sus dificultades y dudas tras un bautizo de fuego. A quien apuntaba viendo como ídolos y rivales al mismo tiempo. Esa transición de pasar a ser un chico a un líder dentro un vestuario lleno de hombres. Como la exigencia le costó un padre en el mundo del fútbol y la necesidad de aprobación de un maestro.

RIO
FERDINAND:
Hay una cita que he visto de ti [inicios de carrera] diciendo
‘Estaba fuera de posición y fuera de mí’.
STEVEN
GERRARD:
Gerard Houllier me colocó como carrilero primeramente y uno de mis
primero partidos como titular fue de visitante ante el Tottenham. Estaba ante
David Ginola y fue demasiado para mí. Él tenía demasiada potencia, demasiada
velocidad, demasiada fuerza. Me sentí fuera de mí y me repetía a mi mismo
¿puedo llegar a ese nivel?
Alrededor
de ese momento, Houllier solía tener muchas charlas uno a uno conmigo y me
decía: ‘Mira, no has sido bien manejado
durante los últimos 18 meses fuera de la cancha, no estás pasando lo suficiente
tiempo en el gimnasio. No estás trabajando lo suficiente tus piernas, en tu
potencia y tu parte superior del cuerpo no es lo suficientemente grande o
fuerte para lidiar con los rivales. Tienes el talento y la habilidad pero en
los próximos 6 meses vamos a estar trabajándote muy duro fuera del campo porque
necesitamos convertirte en un hombre ya
que eres un niño en un juego de hombres
.’

Así que
básicamente tuve que martillarme en el gimnasio un poco para tratar de
desarrollarme y lidiar con el juego.

Referentes y ambiciones



FERDINAND:
¿Había gente en el club o en otro lugar que te inspiraron a convertirte en
futbolista?

GERRARD: Mis
heroes eran Jamie Redknapp y Paul Ince, además de John Barnes, Steve McMahon y
Ronnie Whelan antes de ellos, pero tenía una mentalidad donde quería
enfrentarme a ellos y quería competir ante ellos en entrenamientos. Así que
primeramente no los veía como compañeros de equipo, los veía como personas que
tenían algo que yo quería.
Stevie viviría duros encontronazos con el que alguna vez fue su héroe, Paul Ince.

El gran paso

FERDINAND: Gerard Houllier te hizo capitán en 2004 –
capitán del club que apoyas.
GERRARD: Fue
muy pronto para mí. Al momento no sentía que tenía el respeto y la personalidad
en el vestidor para ser el capitán del Liverpool. Pero obviamente Houllier vio
un lado diferente y pensó que era el momento adecuado y que me haría madurar y
desarrollarme más rápido. Me sentí un poco avergonzado tomando el brazalete de
Sami Hyypia, porque él había sido tan consistente por un par de temporadas.
Jamie Carragher y Robbie Fowler también estaban en el equipo y ellos eran mis
héroes en el momento. Siento que fue algo apresurado. Pero fue uno de los
mejores días de mi vida.
Cuando
llegué a casa tuve ese momento de un puño al aire, ‘¡SI! Ahí lo tienes’. Pero
luego piensas ‘¿Qué hago ahora de forma diferente? ¿Cómo hablo con él? ¿Me
respeta?’ Así que trate de crecer poco a poco y dejarme llevar y es por eso que
me convertí en esa clase de capitán que lidera con ejemplo, tratando de hacer
las cosas bien en el entrenamiento en lugar de ser agresivo con mi juego y
tratar de sacar lo mejor de los demás confrontándolos , lo que es otra forma
correcta de hacerlo pero yo lo hice de otra forma porque quizás obtuve la
capitanía muy joven.

Gerrard le regresaría la banda de capitán a Hyypia en 2009 para la despedida del finlandés.
FERDINAND:
En 2004, Houllier renunció tras no haber ganado trofeos ese año. Había rumores
de que no estabas feliz con la dirección que estaba tomando el club. Y luego
Rafa Benítez llega seguido de gran éxito para el club.
GERRARD: Obviamente
tuvimos éxito en 2001 y sentimos que estábamos cerrando la brecha con los
grandes cuadros de la Premier League. Pero hicimos fichajes tras el Mundial
como El Hadji Diouf y otros, y te preguntabas ‘¿estos son los fichajes que nos
llevarán al próximo nivel?’. Nunca funcionaron. Soy un poco ingenuo a veces y
quizás muy honesto, pero dije que los fichajes no funcionaron y la gente dijo
que estaba frustrado. Pero tú debes de saber que cuando juegas para un club
grande como el Manchester United o Liverpool, si no hay trofeos, la brecha
crece y pierdes el tren, un cambio tiene que haber.

Una figura paterna, y la búsqueda de aprobación

FERDINAND:
¿Quién dirías que fue tu entrenador favorito durante tu etapa como jugador del
Liverpool?
GERRARD: Pienso
que en cuanto a cariño y apoyo se refiere, definitivamente Houllier. Era como
una figura paterna. Me cuidaba dentro y fuera del campo. Me llevo muy bien con
Brendan Rodgers, es un gran entrenador. Roy Hodgson también. Pero Rafa sacó lo
mejor de mí.
No estaba
seguro de cómo se sentía sobre mí. ¿Le gustaba? ¿Estaba feliz con mi desempeño
en ese partido? Así, que por cada session y en cada partido, estaba desesperado
por impresionarlo.

Rafa nunca ha sido el más cálido, pero su influencia en la carrera de Gerrard fue determinante.