Ryan Giggs

marzo 4, 2011 8 Por Esto es Anfield

El galés eterno

En el equipo rival hay un hombre que se ha hecho respetar, entre su afición y la de los equipos contrarios, por su manera de ser, tanto dentro, como fuera del terreno de juego. Es un extremo izquierdo, de 37 años, que ya no es el jugador de regates eléctricos y veloz, pero que por su calidad y visión de juego aún es indispensable en la plantilla de Alex Ferguson. Ése jugador no es otro que Ryan Giggs, y esta semana, que coincide con su visita a Anfield, cumple 20 años jugando en el United.

Por Jony. (@Jony_TF)

El galés es una leyenda viva de nuestro eterno rival y un clásico del fútbol inglés. Es uno de los pocos jugadores del vestuario que han sobrevivido a varias reconstrucciones de plantilla. Es el que más títulos posee en el club, con 32 en su palmares, sin contar con los galardones individuales (uno de ellos es el Orden del Imperio Británico). Es el jugador que más partidos a disputado con su club con 863 partidos, uno de los cuatro centrocampistas con más de 100 goles en la Premier (por detrás de jugadores como Le Tissier, Lampard y Scholes), es el único jugador que ha marcado en todas las ediciones de la Premier League desde que fue fundada en 1992, ha marcado en 14 ediciones diferentes de la Copa de Europa siendo superado únicamente por Raúl con 15 (aún no ha marcado en esta), y lleva 20 años sin recibir una tarjeta roja.
Este hombre récord lleva tanto camino recorrido en el mundo del fútbol que apenas recuerda su debut : «Es raro, porque está todo como en blanco, no sé por qué, quizá porque fue inesperado. Sé que entré por Denis (Irwin), pero después he visto imágenes del encuentro y apenas me acordaba».
Aunque sí se acordaba de cuando lo hacía por primera vez de titular, que fue ante el Manchester City y que además marcó un gol: «Recuerdo que el técnico me preguntó si lo había tocado y le dije ‘Creo que no’ y su respuesta fue: ‘Le voy a decir a todo el mundo que ha sido tuyo, así que es mejor que hagas lo mismo'».
Sin embargo hay algo que podemos achacarle a su trayectoria deportiva por muchos éxitos que haya conseguido con su club, y es lo frustrante que debe ser tener tanta calidad, y estar rodeado de gente que no tiene tanta como para lograr éxitos a nivel internacional.

En su día tuvo la oportunidad de elegir jugar con Inglaterra. Dejó Gales con 6 años de edad para ir a Manchester, ya que su padre, que era jugador de rugby, había fichado por un equipo de la ciudad. Pero motivado por hacerle un guiño a su lugar de nacimiento, o por rencor tras ser victima de racismo, él es mestizo, su abuelo es de Sierra Leona, prefirió jugar para los dragones.

Del día de su primera convocatoria con la selección dijo: «Nunca lo voy a olvidar. Mark Hughes me llevó a Gales en su Porsche, en mi primera llamada a filas». «Recuerdo entrar en su coche, y pensar en qué podía decir. Sin embargo, tuvimos una buena charla, y era muy bueno conmigo, tanto en el United como cuando estábamos lejos con Gales».
Aunque si hay una frase que lo describe como futbolista a sus 37 años de edad podría ser: «No pienso en los títulos que he ganado. Sólo miro al futuro. Quiero repetir esas sensaciones otra vez».
Lógicamente con los años ha perdido velocidad, pero su experiencia dentro del terreno de juego y su calidad tanto en los pases como en los disparos, le hacen aún un jugador peligroso para cualquier equipo rival. En la FA Cup un gol suyo fue el que nos eliminó, amargando el debut de Kenny Dalglish en el banquillo red. Este domingo lo tenemos celebrando su vigésimo aniversario futbolístico, y tenemos la oportunidad de amargarle la fiesta a él.