Pesimismo ante la lesión de rodilla de Lucas Leiva.

noviembre 30, 2011 7 Por Esto es Anfield

El brasileño podría perderse el resto de la temporada.

Los peores presagios parecen confirmarse. La lesión de Lucas Leiva, a falta de que mañana se le realicen las pruebas pertinentes en forma de scaner, no parecen preveer nada positivo e incluso se apunta a que el jugador brasileño se pueda perder lo que resta de temporada. Sin duda, un verdadero jarro de agua fria para el jugador que ve truncado accidentalmente el excelente momento de forma y juego por el que atravesaba. Indiscutible en todas las alineaciones de Kenny Dalglish y auténtico líder del equipo, los supporters se pueden quedar huérfanos de un jugador al que le habían otorgado su total confianza.

Corría el minuto 70 de juego en un Stamford Bridge que más bien parecía Anfield ante el impresionante despliegue de cánticos del «Travelling Kop» presente en el estadio londinense y que presenciaba como el Liverpool vencía por 0-2 a un Chelsea al que los hombres de Dalglish habían conseguido anular por completo.

El partido parecía sentenciado pero para un jugador como Lucas Leiva, el concepto relajación no existe en su diccionario futbolístico y pese a lo claro del marcador, continuaba pugnando cada balón y cada centímetro del terreno de juego. La mala fortuna quiso que en una de esas lides, la rodilla de Lucas Leiva cediera ante un tackle efectuado sobre el jugador blue Juan Mata. Rápidamente el propio Lucas Leiva se percató de que el lance podía ser de cierta gravedad. Instantáneamente, el brasileño quedó tendido en el suelo y su mirada se fue hacia una rodilla que presentaba una visible inflamación.

La repetición televisiva ofrecía una imagen muy clara de cómo la rodilla izquierda del jugador se doblaba violentamente. Las asistencias médicas atendían inicialmente al jugador en el césped y éste se reincorporaba caminando con hostensibles gestos de dolor. Lucas no aguantó más. La camilla hizo acto de presencia en el terreno de juego y las asistencias retiraban a un Lucas que con las manos sobre su frente, no podía ocultar un gesto de clara preocupación. Pasadas las horas y tras un período de observación, el propio jugador parece temerse lo peor al temer una lesión realmente grave y de larga duración.

Lo único cierto es que hasta el dia de mañana jueves, cuando al jugador se le realizen las pruebas médicas pertinentes, no se sabrá el alcance real de la lesión. Desde el club ya se han iniciado movimientos para suplir lo que a vista de todos parece ser una baja de larga duración y ya se ha comunicado al Blackpool que la cesión de Jonjo Shelvey debe de finalizar y el jugador poner nuevo rumbo hacia Anfield para ponerse a las órdenes de Kenny Dalglish.

Desde el blog queremos enviar un mensaje de apoyo y ánimo a un jugador que se ha ganado a base de sudor el aprecio y la admiración de todos los supporters.

¡¡ANIMO LUCAS!!