Opinión del Tottenham 0-0 Liverpool FC: Pasito a pasito por @SergioMontanes7

Opinión del Tottenham 0-0 Liverpool FC: Pasito a pasito por @SergioMontanes7

octubre 17, 2015 3 Por George Olmos

PASITO A PASITO

Por Sergio Montañés (@SergioMontanes7)

El Liverpool ha conseguido un valioso empate a 0 en White Hart Lane ante un Tottenham mucho más rodado que los de Jurgen Klopp. La nueva era red comandada por el carismático entrenador alemán ha comenzado con buen pie.
El primer partido de Klopp en el Liverpool no era nada fácil. Jugar contra un Tottenham que venía de ganar por 4 goles a 1 al Manchester City en su feudo, no es tarea fácil. Pese a ello, las expectativas estaban por las nubes de ver cómo se iba a desenvolver el equipo en este comienzo de proyecto.
Uno de los principales aspectos que quiere introducir el técnico alemán en la filosofía del conjunto de Merseyseide es la presión. Y no hemos tardado en verla ni un segundo. ¿Cuánto tiempo hacía que no veíamos al equipo presionar como auténticos lobos una vez que perdían el balón? Eso es una de las cosas que hemos podido ver en este partido, sobre todo en los primeros 20/25 minutos, y es que la gasolina tampoco da, de momento, para mucho más.
Emre Can volvió al centro del campo y realizó un gran partido.
La tuvo el Liverpool además en estos primeros minutos de desenfreno gracias a un testarazo de Origi que se topó con la cepa del travesaño. Sin embargo, en la segunda fase de la primera mitad el equipo ha sufrido muchísimo, en lo que en mi opinión se debe a una falta de forma física acusada por el esfuerzo que quiere implantar Klopp cuando se pierde el balón. De esta manera, el Tottenham se ha podido poner por delante, si no se hubieran topado con un Mignolet magnífico que salvó dos claras ocasiones de gol.
Así se llegó al descanso. Con dos aspectos clave; el primero, que la presión y el contraataque son básicos en la filosofía que va a emerger en este nuevo Liverpool, y el segundo, que la defensa sigue siendo igual de insegura que bajo el mandato de Rodgers. Bien por errores individuales, sobre todo de un Skrtel muy desafortunado, o grupales, lo cierto es que como ya he mencionado, el Tottenham se pudo ir con ventaja en el marcador si no llega a ser por las manos milagrosas de Mignolet. Aunque parezca raro decirlo, la verdad.
Mignolet con sus intervenciones fue el mejor de los Reds.
La segunda parte ha sido un poco de lo mismo, aunque sin esa presión agobiante que realizó el Liverpool en el comienzo del partido. Con mucha lucha en el mediocampo, muchos parones debido a la agresividad de ambos equipos, las ocasiones brillaron por su ausencia. Tan solo se puede destacar un disparo de Kane que salvó Mignolet, y un intento de Emre Can en los instantes finales que se marchó rozando el palo de la portería defendida por Lloris.
En cuanto a los aspectos tácticos, vimos un cambio de esquema muy considerable. De la defensa de 3 centrales que venía jugando el Liverpool en los últimos partidos de Rodgers, en el partido de hoy Klopp ha optado por su típico 4-2-3-1. A destacar, en este sentido, el doble pivote formado por Lucas Leiva y Emre Can, que han dado equilibrio al equipo siendo dos de los jugadores más destacados. La línea de delante ha estado formada por Coutinho y Milner en las bandas, mientras que la posición central ha sido ocupada por Lallana. Un ataque que no ha sabido brillar y que no ha logrado conectar con Origi, que ocupaba la posición de punta y que se ha tenido que buscar la vida, con mayor o menor acierto, en la mayor parte del partido.
En definitiva, cosas positivas y alguna que otra negativa en el encuentro. Como aspectos positivos la idea que Klopp quiere implantar en el equipo, que los jugadores parecen comprometidos con esa idea tal y como hemos visto en la lucha de los jugadores a lo largo de los 90 minutos, y el punto conseguido en un estadio muy complicado para empezar un nuevo proyecto. Como aspectos negativos, que le falta forma física al equipo para aguantar ese modo de luchar en el partido, y que la línea defensiva pese a no haber encajado ningún gol, tiene los mismos errores que de costumbre.
Demos tiempo al alemán. Es un proyecto a largo plazo. Hay que recordar que en Dortmund le costó ganar la liga 3 años y llegar a la final de la Champions League 5. La ilusión y las ganas de jugadores y aficionados está presente, y de momento se ha empezado con buen pie.