No fui a San Mamés

No fui a San Mamés

noviembre 10, 2014 1 Por George Olmos

No fui a San Mamés.

José Antonio Pastor (@Paxtor64)

Bilbao, 1983, Noviembre, seguro que ya haría
frío, como suelen decir, “haría biruji”, día de difuntos, pero llegaban a la
ciudad de bizkaia, el gigante inglés, el Liverpool, equipo de equipos y se
enfrentaba contra el campeón español, dirigido por Javier Clemente que
casualidades de la vida había debutado en 1968 en San Mamés ante el conjunto
Red, pocos sabían que meses después aquel gigante se haría enorme en Roma. José
Antonio Pastor, veterano en estas lindes, que no mayor, aficionado, socio del
Athletic y gran seguidor del Liverpool, a quien mejor que pedirle que nos
hablará de aquellos años, de aquella eliminatoria. La veterania es un lujo que
muy pocos llevan con tan buena planta como nuestro gran escritor, pronto os
hablaremos de su libro, ya lo dice en su perfil de Twitter: «
Guionista. Antiguo y Buen hombre. Del Athletic y del Liverpool. Aupa!» A buena fe que es buen hombre y buen escritor.

Por aquel entonces andaba yo trabajando otros
menesteres, concretamente los menesteres tenían nombre de mujer, y aquella me
obligaba a pasar de 16:30 a 21:30 estudiando Derecho Civil, Fiscal, Penal y
cantando:
Viva el
Derecho Romano,
Viva el
Derecho Romano
que al
esclavo manumite
y a la
esclava “mitemanu”
Tolón,
tolón .
En esas andaba yo…Sigue siendo curioso que de
los tres amores que se la jugaban aquella tarde de 1983, dos los conservo y
ninguno se llama Angelita… Y el hecho de que no viera el partido deja bien a
las claras quién era el esclavo.
Liverpool-
Athletic- Liverpool
Recuerdo que tuve que ver el partido en el
comedor y solo. Hacía tiempo que mi hermano y yo estábamos condenados al exilio
a la hora de ver un partido del Athletic en presencia de mi padre, pues no nos toleraba
los consuetudinarios agravios que utilizábamos contra la profesión de la madre
y el colon del padre del árbitro, a los consanguineos de estos les mandábamos a
hacer prácticas de griego. Mi hermano concretamente, arrastraba una orden de
alejamiento del salón familiar desde 1977 debido a una actuación del trencilla
de turno, con decir Guruceta lo digo todo.

Noriega ante Grobbelaar, no pudo batirle.

La verdad es que aunque leyendo las crónicas
del momento pareciera que el Athletic hizo un partido digno en Anfield el 19 de
octubre (0-0), mi recuerdo es muy diferente. Nunca he pensado que aquel equipo
de Clemente jugara al “patapum y p´arriba”, pero en el partido de ida la imagen
fue lamentable, el “clementaccio” formando dos barreras infranqueables con tan
solo Sarabia corriendo como pollo sin cabeza buscando un bombeo… No fue imagen
de un Athletic que era txapeldun. No.

Javier Clemente entrenador en aquella época del Athletic, debutaba justo en un partido Athletic – Liverpool 1968

¿Y el Liverpool? Pues como el esclavo de la
canción, buscando mitemanu a una
muchacha bastante melindrosa y estrecha que se bajaba la falda a cada embestida
del mozo scouser.
Yo mismo reconozco un sentimiento de
inferioridad cuando llegábamos a Europa, nos venía grande pese a Zubizarreta,
Goiko, De Andrés, Urtubi, Sarabia… hasta jugó Argote aún…
Grobbelaar y Zubi, dos porteros que fueron mitos en sus respectivos equipos.

La vuelta en San Mames fue húmeda, densa de Farias,
ambientazo forofogoitia, bocata tortilla y Pozas a reventar, e insisto, pese a las
crónicas de la época recuerdo el partido como una muerte anunciada. Hablan de
fulgurantes contrataques del Liverpool. Fulgurante; que fulgura… ¡Qué va! No,
no fue un partido en el que brillara nada, ni resplandeciera, ni en el que
nadie despidiera rayos de luz, pese a la camiseta amarilla de los “reds”. Bueno, quizá sí, y ese fue Rush, porque ese día Rush no
cabeceó, eso fue un auténtico testarazo de diccionario enciclopédico Espasa-Fútbol
(golpe di testa como dijo el narrador italiano)
Véanlo, el centro de Kennedy (ya sabía que el galés
estaba allí… porque siempre estaba), luego la potencia del salto, el giro que
hace con la cabeza marcando los tiempos, la fuerza que imprime al balón,
picado, que bote y que Zubi lo salude al pasar… Perfecto.

El Liverpool nos venía muy grande, gracias a
Grobelaar, Neal, Dalglish, Souness, Rush…hasta jugó Robinson aún…
Fue una eliminatoria decepcionante para Anfield y San
Mamés.

Yo recuerdo que fui en cierta ocasión a una boda de
alto copete al mejor restaurante de Madrid…y pedí alubias de Tolosa con
morcilla y todos los sacramentos. Pues parecido, porque yo esas tardes de
fútbol sólo pedía un “Bacalao, bacalao, bacalao” del gran José Iragorri… y ni
eso…