No es mi Liverpool que me lo ha cambiado.

No es mi Liverpool que me lo ha cambiado.

noviembre 5, 2014 10 Por George Olmos

Perdimos lo que habíamos ganado. 

Por George Olmos (@george_olmos)
Ayer el Liverpool creo que  perdió parte de su identidad, esa que había ganado copa de Europa tras copa de Europa, noche memorable, tras noche memorable, lo siento, pero al ver la alineación que predispuso el técnico norirlandés,  me daba a entender que la diferencia que esta produciéndose los últimos tiempos en las grandes ligas, se está empezando a suceder en la competición europea, pero yo comparto parte de ese pensamiento, pero hay que morir con los buenos. Rodgers aplicó una alineación de no pasar frió, en un noche gélida en Madrid, quiso guardar sus armas de cara al partido del sábado, pero perdonen, el Liverpool que muchos conocimos, era aquel que moría con las botas puestas, que tus grandes jugadores les des descanso contra estos equipos, esos con los que te has jugado la supremacía de los trofeos europeos, y que siempre se espera dar la cara, no es de recibo, lo siento, pero eso de que no te hagan daño cuando vas a la guerra, es como ir con tiritas en el cuerpo sin ser dañado, faltó por momentos sacar bandera blanca antes de salir, parecimos ese niño que le viene el puñetazo y ya se está cubriendo. 

Ayer escuchaba a periodistas duchos en el tema, que han vivido aquellos momentos de Kennedy o las  genialidades contra los belgas de Dalglish,  que cuando el Liverpool llegaba a jugar a un campo europeo, estabas relamiéndote, porque sabias que iba a ser un partidos de los que marcarían época, de grandes equipos, de noches para recordar, el encuentro de ayer no pasará a la historia, fue insulso, como dice un dicho “sin chicha, ni limonada”, será un recuerdo para los que estuvieron ayer, porque allí los que dan el callo a las duras y las maduras, son los 5000 (4000 y 1000 sin entrada), pero poco más. Para el recuerdo el disparo más peligroso fue el que realizó un lateral izquierdo, Alberto Moreno, desde fuera, no busquen más, tiramos una vez a puerta y no fue ni nuestro único delantero, que se dio una paliza, él sólo una vez más, estaba bien arroparse y salir, pero por momentos salía tan sólo con Borini y un Markovic, porqué Lallana bajaba demasiado al centro del campo, por lo que era, eso, que la mantita nos se nos quedará corta, además como si ruborizados por dicho partido, ningún español quiso pasar por zona mixta, fue un poco sonrojante, perdonen, no tuvimos ni plan B (Lambert, ni convocado).
Yo con los buenos hasta el final.
Me dolió, no imaginaba leer una alineación y pensar, vamos a que los daños sean los menos posibles, por momentos dabas por bueno, no ver a tu equipo sufrir una humillación, sobretodo tras lo ocurrido en la ida en Anfield, pero lo siento, el Liverpool que hemos conocido muchos, no es aquel que se escondía detrás de los matorrales, moría en el campo, te debes a una historia, que aunque muchos digan que no hay que mirar atrás, siempre hay que recordar lo que ganaste, eso está ahí, no se olvida.
Un compañero me decía, con razón que el Liverpool de hoy en día no puede pagar los sueldos que se pagan hoy en día por ejemplo en el Chelsea, City o United, no podemos luchar con esos sueldazos, pero en el partido del Bernabéu el conjunto red estaba jugándose algo más que una clasificación, es la historia de un club, que queramos o no, está ahí, no debemos conformarnos, nunca. 
Hoy en día y en este momento en el que pensábamos que nuestro sitio estaba en esta competición, estamos bastante lejos de que sea  está nuestra casa, mucho han de cambiar las cosas, empezando por recuperar el sitio que nunca debimos perder, son cinco copas de Europa, que nadie lo olvide, este equipo a base de gestas, no de no pasar frío.

Estos no fallaron, siempre estarán ahí, pasarán los años y seguiremos siendo grandes.