Newcastle United 2-0 Liverpool

Newcastle United 2-0 Liverpool

abril 1, 2012 10 Por George Olmos


Desquiciados.

El «Via Crucis» del Liverpool no tiene fin. O mejor dicho, si lo tiene con el final de la temporada, pero es tan lejano que se va a hacer insoportable para la mayoría de supporters. Sexta derrota en los últimos siete encuentros. Una serie nefasta de resultados que acaban en el desquicio más absoluto. De esa manera ha acabado el partido de hoy. Con una acción ridícula de Pepe Reina que le ha costado la expulsión por inexistente agresión a un rival. Ese era el final de un partido que se había iniciado con una estúpida acción de Carroll que prefirió lanzarse a la piscina, antes que rematar a gol a puerta vacía. Y cómo no, no podían faltar los palos y una omisión arbitral a un penalty clarísimo por mano de un jugador del Newcastle. Un desastre absoluto.

La parroquía Toon tenía la fecha de hoy marcada en el calendario a fuego vivo. Andy Carroll y José Enrique visitaban por primera vez St. James’ Park tras su marcha a mediados y final de la pasada temporada respectivamente. Los dos jugadores reds han notado la fuerte presión de los 52.000 supporters Geordies que abarrotaban las gradas, cada vez que tocaban el balón. Los abucheos a los dos jugadores han sido claros y constantes durante todo el encuentro.

Perfectamente podría haber acallado esos abucheos Andy Carroll cuando el cronómetro marcaba apenas nueve minutos de juego. Carroll recogía el balón en banda izquierda y corría hacia puerta evitando a los defensores que le salían al paso con gran habilidad, plantándose solo ante Tim Krul. Tras desembarazarse con mucha clase del portero y quedarse solo a puerta vacía, incomprensiblemente Carroll optaba por lanzarse al suelo simulando que el meta holandés le había trabado. El arbitro no cayó en la trampa y amonestaba correctamente con amarilla al delantero Red.

Nadie logra entender el motivo por el cual el gigante del Liverpool tras realizar una acción individual notable y teniendo el gol a su alcance, cometía esa estupidez. Las mofas entre los aficionados locales era gigantesca. Carroll quedaba marcado para el resto del encuentro. Ni tan siquiera un remate de cabeza poco más tarde que se perdió por poco por encima del marco del Newcastle, logró centrar psicologicamente al de Gateshead.

Como tampoco estuvieron demasiado centrados sus compañeros. En un partido sin dueño y disputado a un gran ritmo. El Liverpool dispuso de unos primeros minutos para romper el encuentro. A la grotesca jugada de Carroll, se le deben de sumar el tiro de Shelvey, titular hoy por Henderson, que se fue arriba por poco y un disparo de Luis Suárez que tras rebotar en un defensa fue a picar en el larguero de la porteria de Krul. La madera nuevamente se anteponía en el gol de los Reds esta temporada.

Por si fuera poco, un error arbitral se venía a añadir al desacierto de los de Anfield. Un balón colgado al area local al que trataba de llegar Carroll, era impulsado finalmente por un defensa magpie hacia su puerta, siendo Simpson quien con su brazo apoyado en el palo evitara el gol del Liverpool. Ni árbitro ni asistente supieron determinar la mano del defensa local. Las protestas fueron en vano. El penalty no fue señalado.

En la siguiente jugada, para mayor enfado de los Reds, el Newcastle se pondría por delante en el marcador tras un certero remate de cabeza de Papiss Cissé que le ganaba la espalda a un nuevamente desorientado Martin Skrtel. El delantero senegalés estaba justo en línea cuando Ben Arfa centró el balón. Era el minuto 19 y el infortunio para el Liverpool era tan enorme que en ese instante el partido pareció acabar para los nuestros. Y si no se fueron al descanso con una desventaja mayor fue por el desacierto en los remates de Ba y nuevamente de Cissé.

En la reanuadación no mejorarían las cosas. De hecho, Williamson de gran cabezazo enviaba el balón a la cepa del palo de la porteria de Reina, al poco de reiniciado el segundo tiempo. El Liverpool había desaparecido por completo. Como desaparecido se mostró el asistente del arbitro en la jugada que le valió el segundo gol del Newcastle. Cissé recibia el balón en un claro fuera de juego de al menos ¡5 metros! pero el arbitro dejó seguir la jugada y el jugador senegalés caracoleando encontró de nuevo el gol. Era la puntilla.

Pero no todo acabaría ahí. A falta de diez minutos para el final, una infantil acción de Pepe Reina respondiendo a la provocación de Pearch con un cabezazo que en ningún caso impactó en el rival, vió como el portero español veía su primera tarjeta roja desde su llegada a la Premier League. Una tarjeta que le supondrá una suspensión de al menos 3 partidos y que evitará que pueda jugar la semifinal de FA Cup frente al Everton el próximo 14 de abril. La expulsión provocó que José Enrique se pusiera los guantes, debido a que Kenny Dalglish ya había realizado los tres cambios. Un final tan triste como esperpéntico.

FICHA DEL PARTIDO:

St. James’ Park (52.363 espectadores)

Newcastle: Krul; Simpson, Perch, Williamson, Gutierrez; Cabaye, Tiote, Guthrie (Gosling 65); Ben Arfa (Santon 90), Cisse (Shola Ameobi), Ba.

Liverpool: Reina; Flanagan, Carragher, Skrtel, Enrique; Gerrard, Spearing, Shelvey (Downing 76); Bellamy (Henderson 79), Carroll (Kuyt 79), Suarez.