Liverpool 1-2 Arsenal

marzo 3, 2012 11 Por Esto es Anfield
Anfield, donde lo inexplicable ocurre.

Resulta incomprensible. El Liverpool habiendo realizado uno de sus partidos más completos de la temporada, ha acabado por dialpidar sus opciones de clasificación para la Champions League, debido casi exclusivamente a la musa que parece haber otorgado a Robin Van Persie, el don del gol, la genialidad y la precisión. Dos goles del jugador holandés han puesto prácticamente el epílogo a la temporada de Premier League para el Liverpool. Los palos y la brillante actuación del portero rival se interpusieron en el camino de la victoria, en una nueva edición del infortunio Red que ha venido repitiéndose una vez tras otra y con macabra sorna esta temporada. La cuarta plaza queda ya a diez puntos y tras la conquista de la Carling Cup, los de Dalglish deberán focalizar sus esfuerzos en alcanzar la final de la FA Cup, para tratar de sumar un nuevo título a esta temporada.

Por Stubbins. (@El_Stubbins)

Decir adiós a la temporada apenas habiéndose estrenado el mes de marzo, resulta siempre frustrante. Pero más aún, cuando las opciones por la consecución de los objetivos, se evaporan habiendo realizado un partido que ha rozado la perfección y dónde se ha arrinconado al rival en su propio campo durante gran parte del partido. La crueldad (o la grandeza) del futbol ha hecho acto de presencia este mediodia en Anfield, ofreciendo la gloria para el Arsenal y la desgracia para el Liverpool.

Desde un buen principio el partido ha cobrado tintes de partido grande. Con un ritmo electrizante, ambos equipos ofrecían un magnífico espectáculo con un partido absolutamente roto desde el pitido inicial. El Liverpool parecía encontrar con balones largos la espalda de la defensa Gunner, con un vasculante Kuyt y un punzante Luis Suárez. Por su parte el Arsenal, con Arteta y Rosicky a la cabeza, sabía aprovechar los muchos espacios que dejaba Charlie Adam en la zona media, para lanzar al equipo hacia la porteria de Reina.

Jay Spearing ralló a un gran nivel una vez más.

Así llegaría la primera ocasión clara del partido, cuando un balón largo de Rosicky hacia Theo Walcott, forzaba a Pepe Reina a realizar un paradón a contrapié ante la volea del joven jugador inglés. Prácticamente acto seguido, un envio de Reina estaba a punto de aprovecharlo Suárez, que no llegaba al balón que repelía Sczesny para que el balón quedará a pies de Downing que no podía levantar el balón en vaselina por encima del meta polaco.

El partido estaba totalmente roto. Por momentos parecía entrar en la más absoluta locura. Liverpool y Arsenal ofrecían nuevamente un partido espectacular a ojos de los aficionados al futbol. Y en esa anarquía, el Liverpool estuvo a punto de obtener el preciado botín del gol. En el minuto 16, una genial jugada de combinación entre Luis Suárez y Kuyt, acababa con el uruguayo siendo derribado por Szczesny en el interior del area. El penalty era clarísimo y el arbitro no dudó en señalar los once metros.

Charlie Adam tomaba el balón inmediatamente. El escocés parecía querer resarcirse de su error en la tanda de penaltys de la final de Carling, pero Dirk Kuyt le arrebataría el derecho de lanzarlo. Lamentablemente, tampoco el jugador holandés encontraría el gol desde el punto de penalty, debido a la sublime parada de Szczesny, que repetiría paradón al evitar el siguiente remate de Kuyt al aprovechar el rechazo. El vuelo de palo a palo del meta polaco salvando los goles, fue sencillamente espectacular.

Suárez, una pesadilla constante para la defensa Gunner.

Por fortuna, el Liverpool rápidamente reaccionaba y conseguía el gol que se le había negado. Tras una gran transición de Jay Spearing, Jordan Henderson desde banda derecha centraba al area para que Koscielny en su intento de despejar, acabara introduciéndose el balón en su propia meta. Justa recompensa para el Liverpool que con una gran actuación en todas sus líneas, había tomado ya por completo el dominio del encuentro.

Skrtel imperial en defensa desvaratando cualquier intento de aproximación londinense. José Enrique insuperable para Walcott y siempre apareciendo ofensivamente por banda izquierda. Spearing todo pundonor en el centro del campo, junto a un Jordan Henderson que hoy ha ofrecido claras muestras del gran jugador que puede ser si le pone una pequeña dósis de ambición y «hambre» a sus acciones. Un Luis Suárez que ha recuperado a aquel jugador desiquilibrante en el regate y en la verticalidad y al que el poste en el minuto 25 le negaba el gol. Y sobre todos ellos, un Kuyt omnipresente en todas las zonas del campo, que parece rejuvenecer por momentos y adquiere su mejor momento de forma cuando los partidos más pesan en las piernas.

Pero todo ello se venía abajo de un plumazo en el minuto 31. Rosicky sabía apreciar el hueco en la defensa Red para enviar el balón hacia Vacary Sagna que de preciso centro ponía el balón en el area pequeña, para que un astuto Robin Van Persie se adelantara al laxo marcaje de un despistado Jamie Carragher para batir a Pepe Reina. Con muy poco el Arsenal conseguía devolver las tablas al marcador, aprovechando la ambición local que dejaba demasiados espacios libres en su retaguardia.

El Livepool pese al gol en contra, continuaba con su acecho al marco rival. Luis Suárez en una acción individual desembarazándose de tres rivales en un palmo de terreno, obligaba a Szczesny a obrar un nuevo milagro en forma de parada. Poco antes de la señalización del descanso, Dirk Kuyt remataba a la madera en el que era el poste número 21 de la temporada. En Liverpool citar la expresión «tocar madera» para evitar el infortunio, no es una buena idea esta temporada. El empate a uno que señalaba el marcador, era un auténtico espejismo a lo visto y vivido sobre el terreno de juego.

Importante susto el protagonizado por Arteta que sufrió una conmoción cerebral.

El segundo tiempo se iniciaba con un importante susto. Mikel Arteta caía fulminado al terreno de juego tras un choque accidental con Jordan Henderson. El jugador donostiarra caía al césped con un golpe en su mandíbula, debiendo ser atendido por las asistencias médicas durante varios minutos. El ex-jugador del Everton sería retirado en camilla con una mascarilla de oxígeno, recibiendo la deportiva ovación de todo Anfield. Las posteriores exploraciones, parecen determinar que Arteta ha sufrido una seria conmoción cerebral.

Tras unos breves compases en el que los jugadores permanecían todavía bajo el shock de la lesión de Arteta, el partido volvía nuevamente a su vertiginoso ritmo, con un Liverpool que seguía persiguiendo con ahinco el gol que desiquilibrara el marcador. La mejor oportunidad tras la reanudación, la desperdició Martin Kelly, quien con todo a favor y a escasos cinco metros de la línea de gol, erraba incomprensiblemente en el remate no sabiendo aprovechar la magnífica jugada en paralelo a la línea de fondo de Dirk Kuyt. Impresionante la actuación del 18 del Liverpool.

Martin Kelly tuvo la victoria en sus botas, pero desperdició una clara oportunidad.

El dominio Red era total y claro. Pero aún así, el Arsenal estuvo a punto de dar un vuelco al partido cuando Pepe Reina en una acción de increíbles reflejos evitaba que el balón disparado por Walcott y rebotado en uno de sus compañeros, besara nuevamente la red. El partido se acercaba a su fin y Kenny Dalglish no movería banquillo para refrescar al equipo hasta llegado el minuto 88, cuando Bellamy suplía a Stewart Downing.

Con ocho minutos de añadido por el tiempo perdido en las atenciones médicas a Arteta, el partido entraba en su descuento y en un panorama que absolutamente nadie acertaba a predecir. Con dos minutos sobre el descuento, Alex Song enviaba un balón largo para la carrera de Robin Van Persie que sin dejar caer el balón, remataba de volea con su pierna izquierda a puerta, batiendo a Pepe Reina por el ángulo corto, ante la mirada testimonial de Jamie Carragher, al que el holandés le volvía a ganar la partida. El partido y prácticmaente la temporada terminaba para el Liverpool con una acción tan aislada, como genial de un jugador que pugnará con el citizen David Silva por el galardón de Jugador de la temporada.

FICHA DEL PARTIDO:

Anfield, 45.000 espectadores.

Liverpool: Reina, Kelly, Skrtel, Carragher, Jose Enrique, Spearing (Carroll 90+3), Kuyt, Henderson, Adam, Downing (Bellamy 88), Suarez.

Arsenal: Szczesny, Sagna, Koscielny, Vermaelen, Gibbs, Arteta (Diaby 52) (Oxlade-Chamberlain 81), Song, Walcott, Rosicky, Benayoun (Gervinho 74), Van Persie.

GOLES:

1-0 Koscielny (p.p.) 23′
1-1 Van Persie 31′
1-2 Van Persie 90+2

ARBITRO: Mark Halsey.