The Lads: Maxi Rodríguez.

noviembre 23, 2011 3 Por Esto es Anfield

El año de «La Fiera».

Típica celebración del jugador argentino tras anotar un gol.
Un gol y una soberbia actuación en Stamford Bridge el pasado domingo parecen haber encumbrado a Maxi Rodríguez como jugador del Liverpool. Pero el éxito de Maxi, de esporádico tiene bien poco y se fundamenta sobre todo en la persistencia y en el trabajo diario del jugador, que pese a saberse suplente jamás ha dejado de pelear por la titularidad. Demostraciones en el campo no han faltado para Kenny Dalglish tanto esta temporada como la anterior, donde tras la llegada del técnico escocés, se convirtió en uno de los pilares de la remontada final en la clasificación. No estamos ante la flor de un día, estamos ante una «Fiera» desatada.

Por Stubbins. (@El_Stubbins)

Llegó a Anfield de la mano de Rafa Benítez envuelto en la duda sobre la idoneidad de su fichaje y tras una dura negociación con el Atlético de Madrid para que le permitiera abandonar el Calderón con la carta de libertad. Un fichaje llamado a pasar con más pena que gloria por el club. Un parche más a añadir a una plantilla que languidecía y empeoraba año tras año, ante la falta de inversión de la cúpula directiva encabezada por George Gillett y Tom Hicks. Pero lo cierto es que dudar de un jugador que se ha labrado su éxito profesional a base de tesón, tenacidad y trabajo, hizo errar a muchos sobre sus vaticinios iniciales. Pocas veces se debería dudar de un jugador con 41 internacionalidades con Argentina, ha llegado a capitanear al combinado albiceleste y se ha proclamado campeón del mundo Sub-20.

Bajo la tutela de su valedor en Liverpool, Rafa Benítez, Maxi disputó 17 encuentros, todos ellos de liga anotando un único gol (Burnley). Pero sería la temporada siguiente y en el segundo tramo del campeonato cuando el ex-jugador de Newell’s Old Boys, RCD Espanyol de Barcelona y Atlético de Madrid ofrecería sus máximas prestaciones como jugador Red. Si bien en la breve presencia de Roy Hodgson en el banquillo de Anfield, Maxi entraba a menudo en las alineaciones del técnico inglés, sería con la llegada de Kenny Dalglish cuando el jugador explotaria. Y sobre todo lo hizo en el tramo final del campeonato con auténticas exhibiciones goleadoras que incluyeron sendos hat-tricks frente a Birmingham City y Fulham.

Maxi corriendo la banda, tal como reza el cántico dedicado al jugador.
La presente temporada la presencia en el equipo de importantes refuerzos en posiciones donde el argentino se suele desenvolver, han privado a Maxi de una mayor continuidad en los onces iniciales, reduciendo su presencia en el once inicial a los encuentros de Carling Cup. Sus números en los 3 partidos de la tercera competición doméstica son suficientemente elocuentes. Un gol y varias asistencias, además de unas actuaciones destacadísimas que llevó a muchos supporters a reclamar la titularidad para el argentino.

Dalglish pareció hacer autocrítica y decidió otorgarle la oportunidad el pasado domingo en un partido crucial donde había en juego mucho, a un jugador que jamás le había fallado y había demostrado su fiabilidad tanto en el trabajo y sacrificio por el equipo, como en su acierto de cara al gol. Maxi no decepcionó. Peleó, presionó, se ofreció y sirvió al compañero, leyó como nadie el juego entre líneas y cómo no, marcó. Exactamente lo que había venido ofreciendo y demostrado la pasada temporada.

Parece claro que Maxi debe tener mayor presencia en el equipo que la otorgada hasta ahora en detrimento de jugadores que no han sabido acoplarse ni adaptarse todavía al sistema empleado por Kenny Dalglish. Si hay alguien sabio en el Liverpool, son sus supporters y éstos ya desde el año pasado ya le dedican un cántico al jugador de Rosario. Algo que no se le concede a muchos. Y es que pocos corren la banda para mí como lo hace Maxi…