La previa: Stoke City – Liverpool

septiembre 9, 2011 8 Por Luis

El partido más difícil del año

El Britannia siempre se le ha dado mal a los reds.

El titular parece un poco exagerado, pero encierra una gran parte de verdad. El Britannia Stadium se está convirtiendo con el paso de las temporadas en uno de los campos inexpugnables de la Premier League. El Liverpool no puede presumir de salir victorioso de ese estadio desde el año 2000. Un desplazamiento a la altura de Old Trafford o Stamford Bridge.

Por Luis JFT96 (@luis_jft96)

Cuando veo como se mueve el mercado de fichajes, en lo referente a jugadores que son ligados con el Liverpool, siempre me pregunto, «¿Será capaz tal jugador de jugar bien en Stoke en un miércoles de invierno?», la respuesta casi siempre es «No». En el reciente debate que se ha producido en España respecto a la competitividad de la Liga, a los que dicen que la Premier es igual que la Liga española les pondría de ejemplo el Britannia, donde hasta el Real Madrid y el Barça sufrirían para sacar los tres puntos.

El Stoke es un equipo que difiere en mucho del resto de conjuntos que componen la actual Premier League, y que está mucho más próximo al cliché del fútbol que se practicaba en las Islas hace bastantes años que al actual juego de precisión. Es fútbol directo en estado puro, y la mayoría de equipos no están habituados a enfrentarse a rivales de estas características. Además, el público juega su papel dentro del juego, al contrario de lo que pasa en muchos de los campos de la Premier League donde poco a poco los aficionados se ha ido acomodando, hasta convertirse en meros espectadores, y no en supporters.

Podría parecer que ese estilo estaba condenado al fracaso cuando su entrenador, Tony Pulis, les llevó hace cuatro temporadas de vuelta a la máxima categoría del fútbol inglés, sin embargo pronto se vieron los resultados. Durante los tres años que ha dirigido al equipo en la Premier League, el club no ha acabado por debajo de la 13ª posición, lejos de los puestos de descenso a Championship. Además, en la temporada pasada, el Stoke City consiguió un hito histórico, el primer viaje a Wembley para participar en una final de F.A. Cup de su historia. Lamentablemente para sus intereses, los Potters perdieron la final por 1-0 ante el Manchester City.

Esta final les dio la oportunidad de participar en la Europa League, y los rojiblancos aprovecharon la oportunidad, clasificándose para la fase de grupos. Además, una vez garantizados los ingresos extra por la vía de la UEFA, ficharon, y bien, en los últimos días del mercado de fichaje veraniego, llevando a Stoke on trend a Wilson Palacios, Cameron Jerome, y un viejo conocido de la afición red, el gran Peter Crouch. Estos fichajes se unieron a los de los veteranos defensas, Upson y Woodgate.

Adam se entrenó está semana sin problemas.

Por parte del Liverpool el optimismo reina entre los aficionados y jugadores tras un inicio de temporada esperanzador. Las únicas preocupaciones han llegado por las posibles lesiones tras los partidos de selecciones, pero sólo Charlie Adam tuvo una pequeña lesión de la que parece que se ha recuperado plenamente. Además Kenny Dalglish en la mañana del jueves nos daba buenas noticias, ya que anunciaba que Glen Johnson y Gerrard apuran su recuperación y ya entrenan con el grupo. tan sólo faltaría Martin Kelly por recuperarse para tener la plantilla completa a disposición del entrenador escocés.

La estadística es bastante severa con el Liverpool en cuanto a los enfrentamientos entre Potters y Reds lejos de Anfield. Ambos equipos se han enfrentado en 60 ocasiones en Stoke, el Liverpool sólo ha salido victorioso en 14 ocasiones, cosechando por el contrario 24 derrotas, habiendo anotado 67 goles, y recibido 82. Para encontrar la última victoria Red hay que remontarse al año 2000 cuando el Liverpool le endosó en Copa de la Liga un 0-8 al Stoke, que esos momentos militaba en la Second Division (tercera división). Esa edición de la Copa de la Liga la terminaría ganando el Liverpool en Cardiff ante el Birmingham tras empatar 1-1, y vencer por 5-4 en los penaltys.

El Stoke, en el Britannia, no da dos oportunidades para meter un gol, habrá que aprovechar la primera.