Klopp para the Players’ Tribune «Tal vez estoy soñando»

Klopp para the Players’ Tribune «Tal vez estoy soñando»

septiembre 24, 2019 0 Por Esto es Anfield

Klopp “Tal vez estoy soñando”

El técnico alemán está viviendo un gran año 2019, ayer recibí a el premio al mejor entrenador del año. En Players Tribune hablado de su pasado, presente y futuro, se abrió al lector y es una delicia leer y escuchar siempre a nuestro técnico.

“Tengo que empezar con una historia un poco embarazosa. Porque a veces tengo miedo de que el mundo exterior mire a los futbolistas y a los directivos como si fuéramos dioses o algo así. Como cristiano, creo en un solo Dios, y puedo asegurarles que Dios no tiene nada que ver con el fútbol. La verdad es que todos fallamos, constantemente. Y cuando era un manager joven fallé mucho.”

Klopp y el cine, algo más que una razón.

El cine muy importante para Klopp y Rocky Balboa una historia de inspiración que le ha servido varias veces al antiguo técnico del Westfalen Stadium.

 

“Tenemos que volver al 2011. Mi equipo del Borussia Dortmund jugaba contra el Bayern de Munich. Fue un partido muy importante en la liga. No habíamos ganado en Múnich en unos 20 años. Me inspiro mucho en las películas, así que cuando necesito motivar a los chicos siempre pienso en Rocky Balboa. En mi opinión, deberían mostrar Rocky 1, 2, 3 y 4 en las escuelas públicas de todo el mundo. Debería ser como aprender el alfabeto. Si ves estas películas y no quieres subir a la cima de una montaña, entonces creo que algo anda mal contigo.

Así que la noche antes de jugar contra el Bayern, reuní a todos mis jugadores en el hotel para nuestra charla sobre el equipo. Los chicos estaban todos sentados. Todas las luces estaban apagadas. Les dije la verdad de la situación: «La última vez que Dortmund ganó en Múnich, la mayoría de ustedes aún estaban en sus pañales.»

Entonces empecé a reproducir algunas escenas de Rocky IV en la pantalla de vídeo. La de Ivan Drago. Un clásico, en mi opinión. Drago está corriendo en la cinta y está conectado a los grandes monitores de la computadora y los científicos lo están estudiando. ¿Te acuerdas de eso? Yo les dije a los muchachos: «¿Ven? El Bayern de Múnich es Ivan Drago. Lo mejor de todo! La mejor tecnología! Las mejores máquinas! ¡Es imparable!»

Luego ves a Rocky entrenando en Siberia en su pequeña cabaña de troncos. Está talando pinos y cargando troncos a través de la nieve y corriendo hasta la cima de la montaña. Y yo les dije a los muchachos: «¿Ven? Esos somos nosotros. Somos Rocky. Somos más pequeños, sí. Pero nosotros tenemos la pasión! Tenemos el corazón de un campeón! Podemos hacer lo imposible!!!!!!!”.

No paraba de hablar, y luego, en algún momento, miro a todos mis muchachos para ver su reacción. Esperaba que estuvieran de pie en sus sillas, listos para subir una montaña en Siberia, volviéndose absolutamente locos. Pero todos están sentados ahí, mirándome con los ojos muertos.  Completamente en blanco. Grillos, como dicen ustedes.

Me miran como: «¿De qué demonios está hablando este loco? Entonces me di cuenta, Espera, ¿cuándo salió Rocky IV, en 1980 o algo así? ¿Cuándo nacieron estos niños? Finalmente dije: «Un momento, muchachos. Por favor, levanten la mano si saben quién es Rocky Balboa».

Sólo se levantaron dos manos. Sebastian Kehl y Patrick Owomoyela.  Todos los demás: «No, lo siento, jefe».

Todo mi discurso… un disparate. Este es el partido más importante de la temporada. Tal vez el partido más importante de la vida de algunos de los jugadores. Y el manager ha estado gritando sobre la tecnología soviética y Siberia durante los últimos 10 minutos. Hahahahahaha! ¿Puedes creerlo? Tuve que empezar todo mi discurso desde cero.

Ves, esta es la verdadera historia. Esto es lo que realmente sucede en la vida. Somos seres humanos. A veces, nos avergonzamos a nosotros mismos. Así son las cosas. Creemos que estamos dando el mejor discurso de la historia del fútbol, y en realidad estamos hablando sin sentido. Pero nos levantamos a la mañana siguiente y volvemos a empezar.

¿Sabes cuál es la parte más extraña de esa historia? Sinceramente, no puedo estar seguro de si ganamos o perdimos el partido. Estoy bastante seguro de que pronuncié este discurso en 2011 antes de que ganáramos por 3-1, ¡y eso sin duda es una historia mucho mejor! Pero no puedo estar 100% seguro.

Klopp, sabe que sin su staff sería muy difícil 

 

«Hay una cosa en el fútbol que la gente no siempre entiende. Te olvidas de los resultados. Los confundes a todos.  Pero esos chicos, y ese momento de mi vida, y esas pequeñas historias… Nunca las olvidaré. Me siento honrado de haber ganado el premio de la FIFA al mejor entrenador masculino anoche, pero no me gusta estar solo en un escenario con un trofeo. Todo lo que he logrado en este juego sólo es posible gracias a todos los que me rodean. No sólo mis jugadores, sino también mi familia, mis hijos y todos los que han estado conmigo desde el principio, cuando era una persona muy, muy normal.»

Sus comienzos, la leyenda se empieza desde abajo, nunca fue fácil y el cine siempre presente, hasta para ponérselo difícil.

 

“Honestamente, cuando tenía 20 años, si alguien viniera del futuro para decirme todo lo que iba a pasar en mi vida, no lo habría creído. Si el propio Michael J. Fox hubiera venido volando en su tabla para decirme qué pasaría, yo habría dicho que era imposible.

Cuando tenía 20 años, experimenté el momento que cambió completamente mi vida. Yo también era un niño, pero acababa de ser padre. No fue el momento perfecto, seamos honestos. Estaba jugando al fútbol amateur y yendo a la universidad durante el día. Para pagar la escuela, trabajaba en un almacén donde guardaban películas para el cine. Y para los jóvenes de ahí fuera, no estamos hablando de DVDs. Eran finales de los 80, cuando todo estaba todavía en la película. Los camiones venían a las 6 a.m. a recoger las nuevas películas, y nosotros cargábamos y descargábamos esos enormes botes de metal. Eran bastante pesados, honestamente. Estarías rezando para que no mostraran algo con cuatro bobinas, como Ben-Hur o algo así. Ese iba a ser un mal día para ti.

Dormía cinco horas cada noche, iba al almacén por la mañana y luego a clase durante el día. Por la noche iba a entrenar, y luego volvía a casa e intentaba pasar algún tiempo con mi hijo. Fueron tiempos muy difíciles. Pero me enseñó sobre la vida real.”

Una gran reflexión sobre lo que es la vida y el fútbol, muy grande Klopp.

“A veces la gente me pregunta por qué siempre estoy sonriendo. Incluso después de perder un partido, a veces sigo sonriendo. Es porque cuando nació mi hijo, me di cuenta de que el fútbol no es vida o muerte. No estamos salvando vidas. El fútbol no es algo que deba propagar la miseria y el odio. El fútbol debe ser una fuente de inspiración y alegría, especialmente para los niños.

He visto lo que una pequeña pelota redonda puede hacer por la vida de muchos de mis jugadores. Los viajes personales de jugadores como Mo Salah, Sadio Mané, Roberto Firmino y muchos de mis muchachos son absolutamente increíbles. Las dificultades a las que me enfrenté cuando era joven en Alemania no eran nada comparadas con lo que tenían que superar. Hubo tantos momentos en los que pudieron haberse rendido fácilmente, pero se negaron a dejarlo.

No son dioses. Simplemente nunca se dieron por vencidos con su sueño. Creo que el 98% del fútbol se trata de lidiar con el fracaso y aún así poder sonreír y encontrar la alegría en el juego al día siguiente.”

Y como de un fracaso, fue una inspiración para él, seguro que os suena.

“Incluso mi mayor triunfo como gerente nació de un desastre. Perder por 3-0 ante el Barcelona en la Liga de Campeones la temporada pasada fue el peor resultado imaginable. Cuando nos preparábamos para el partido de vuelta, la charla de mi equipo fue muy sencilla. Esta vez no hubo ningún Rocky. Principalmente, hablaba de tácticas. Pero también les dije la verdad. Yo dije: «Tenemos que jugar sin dos de los mejores delanteros del mundo. El mundo exterior está diciendo que no es posible. Y seamos honestos, probablemente sea imposible. ¿Pero porque eres tú? Porque eres tú, tenemos una oportunidad».

Realmente lo creí. No se trataba de su capacidad técnica como futbolistas. Se trataba de quiénes eran como seres humanos, y todo lo que habían superado en la vida.  Lo único que añadí fue: «Si fracasamos, fracasemos de la forma más hermosa».

Y como el momento de aquella eliminatoria, aquel córner de Trent Alexander-Arnold, ni pudo verlo

“Por desgracia, el momento más increíble de la historia de la Liga de Campeones…. En realidad no lo vi. Quizá sea una buena metáfora de la vida de un entrenador de fútbol, no sé. Pero me perdí por completo el momento de puro genio de Trent Alexander-Arnold.  Vi la pelota salir por una esquina.  Vi a Trent caminando para llevársela. Vi a Shaqiri siguiéndolo.

Pero luego me di la vuelta porque nos preparábamos para hacer una sustitución. Estaba hablando con mi asistente, y… ya sabes, se me pone la carne de gallina cada vez que pienso en ello… Sólo oí el ruido.  Me volví hacia el campo y vi el balón volando hacia la portería.

Me volví a nuestro banco y miré a Ben Woodburn, y él dijo: «¿Qué acaba de pasar?»  Y yo le dije: «¡No tengo ni idea!»

Anfield se estaba volviendo…. absolutamente loco. Apenas podía oír a mi ayudante, que gritaba: «Así que… ¿seguimos siendo el cambio? Hahahahahaha! ¡Nunca olvidaré que dijo eso! Eso siempre estará conmigo.

¿Puedes imaginarlo? Dieciocho años como entrenador, millones de horas viendo este partido, y me perdí lo más descarado que me ha pasado en un campo de fútbol. Desde esa noche, probablemente he visto el vídeo del gol de Divock 500.000 veces. Pero en persona, sólo vi la pelota golpear la red.

Klopp «El fútbol es lo único más inspirador que el cine»

Cuando llegué a mi pequeño cuarto de botas después del partido, ni siquiera tomé un sorbo de cerveza. No lo necesitaba. Me senté allí con una botella de agua en silencio, sonriendo. Fue un sentimiento que no puedo describir con palabras. Cuando regresé a casa, mi familia y mis amigos se estaban quedando en nuestra casa, y todos estaban de fiesta. Pero estaba tan agotado emocionalmente que me fui a la cama solo. Mi cuerpo y mi mente estaban completamente vacíos. Tuve el mejor sueño de mi vida. El mejor momento fue levantarse a la mañana siguiente y darse cuenta: «Sigue siendo verdad. Realmente sucedió.”

Para mí, el fútbol es lo único más inspirador que el cine. Te despiertas por la mañana y la magia es real. Realmente derribaste a Drago. Realmente sucedió”

Ese desfile, con aquella deseada Copa de Europa, como disfrutó la ciudad y por supuesto nuestro entrenador

“Llevo pensando en ello desde junio, cuando llevamos el trofeo de la Liga de Campeones por las calles de Liverpool. No tengo palabras para describir las emociones de ese día. Estábamos en el autobús, y cada vez que pensábamos que el desfile tenía que terminar -que no podía haber más gente en la ciudad de Liverpool- dábamos la vuelta a la esquina y el desfile continuaba. Absolutamente irreal. Si hubieras podido poner todas las emociones, toda la emoción, todo el amor en el aire ese día y embotellarlo, el mundo sería un lugar mejor.»

Klopp y su «fichaje» por Common Goal

Ayer Klopp tras recibir el premio al mejor entrenador, en su discurso comunicó que se integraba en nuevo y gran proyecto, se unió al movimiento Common Goal que comenzó Juan Mata y que dona el 1% de su sueldo a ayudar a los más necesitados

“El año pasado, me inspiró mucho ver a Juan Mata, Mats Hummels, Megan Rapinoe y tantos otros futbolistas unirse al movimiento Common Goal. Si no sabes del trabajo que están haciendo, es increíble. Más de 120 jugadores se han comprometido a donar el 1% de sus ingresos a las ONG del fútbol de todo el mundo. Ya han ayudado a apoyar programas de fútbol juvenil en Sudáfrica, Zimbabwe, Camboya, India, Colombia, el Reino Unido, Alemania y muchos otros países.  Esto no es sólo algo para los futbolistas más ricos del mundo. Un once titular de la selección nacional femenina canadiense se ha unido a la causa. Se han incorporado futbolistas de Japón, Australia, Escocia, Kenia, Portugal, Inglaterra, Ghana…… ¿Cómo es posible que no te sientas inspirado por esto? De eso se trata el fútbol.

Sólo quiero ser parte de esto. Así que prometo destinar el 1% de mi salario anual a Common Goal, y espero que muchas, muchas más personas en el mundo del fútbol se unan a mí.

Seamos honestos, chicos. Somos extremadamente afortunados. Es nuestra responsabilidad como personas privilegiadas devolver algo a los niños de todo el mundo que sólo necesitan una oportunidad en la vida.

Piensa en lo que podríamos lograr si todos nos uniéramos y diéramos el 1% de lo que ganamos para hacer una diferencia positiva en el mundo. Tal vez soy ingenuo. Tal vez soy un viejo loco soñador.

¿Pero para quién es este juego?

Todos sabemos muy bien que este juego es para soñadores.