Hicks y Gillett en busca de los millones perdidos.

febrero 9, 2011 20 Por Esto es Anfield

Hoy los antiguos, y casi causantes del fin del Liverpool en el aspecto tanto económico como en el deportivo, han vuelto a la carga en los tribunales.

La feliz parejita, Hicks y Gillett, piden una indemnización por daños y perjuicios que rondaría los 1,6 billones de dólares por la sentencia de octubre, que ellos denominaron como «estafa épica».

La sentencia de octubre fue la que produjo, afortunadamente, la venta del club a New Sport England Venture, actualmente Fenway Sport Group, por 300 m de dolares.

Aunque los tasadores no valoraban al club por encima de los 350 m de dolares, Hicks y Gillett querían vender el club por unos 600 m, y así paliar la deuda del préstamo que pidieron para comprar el club, y ganar algo de dinero extra por la transacción.

El problema es que estaban llegando al punto del «no retorno» y tenían que pagar 200m de Libras del préstamo que les realizó el Royan Bank of Scotland, con un margen de actuación de pocos días para no perder el club, añadiendo que no habían encontrado financieras que les prestaran más dinero, para volver a incrementar la deuda del club y así conseguir más tiempo para buscar un comprador que les satisficiera sus deseos económicos.

También a esto se le añadió que el equipo tenía el peor comienzo de temporada en más de 50 años (récord de Hodgson) y si no se pagaba esa deuda, se sería sancionado con -9 puntos por parte de la FA, situándo por aquel entonces al equipo como último clasificado con -3 puntos en su casillero. (Cosa que a los americanos no les importaba, ya que ellos estaban cegados por conseguir un buen comprador).

Entonces intentaron romper el consejo del Liverpool, que estaba de acuerdo en vender el club a NSEV e incumplieron el contrato que firmaron con Broughton (aficionado al Chelsea y que posiblemente tenga algo que ver junto con Purslow en la marcha de Torres a Londres), en el que se decía que no se iban a entrometer a la búsqueda y decisión de este en encontrar un comprador.

Fueron al Tribunal Supremo Británico por este incidente y al perder la resolución y procederse la compra del club a John Henry, volaron con urgencia hasta Texas para interponer allí un procedimiento judicial que bloqueara esta sentencia.

Y como fue anulada otra vez, ahora vuelven a la carga para pedir daños y perjuicios por aquel incidente, ya que perdieron unos 159m de dolares en la venta del club al deber en el día de la venta unos 459m de dolares.

Recordemos que Hicks, este gran maestro de las financias, era el antiguo dueño del Texas Rangers, equipo que se vendió en una subasta por bancarrota.
En la tarde de hoy miércoles, el tribunal escuchará a los abogados de Broughton y del Royal Bank of Scotland, porque creen que la sentencia del anti-bloqueo debe seguir en su lugar.
En TKT ya hablamos del culebrón en 5 días angustiosos. Si deseas verlo de nuevo, revívelo clickando en los números: 1, 2, 3, 4, 5.