Dejan Lovren, un viaje duro hasta llegar a un sueño.

Dejan Lovren, un viaje duro hasta llegar a un sueño.

agosto 22, 2014 10 Por George Olmos

Dejan Lovren, un viaje duro hasta llegar a un sueño.

Por George Olmos (@george_olmos)


La guerra de los Balcanes hizo estragos, muchos jugadores que hoy en día están en la elite sufrieron aquel maremágnum de violencia  que se llevó tantas vidas,  tuvieron que vivirlo a una edad temprana, uno de aquellos niños de la guerra, fue nuestro central Dejan Lovren, hace pocos días contaba esa historia que le hizo vivir entre el horror y la guerra en una edad en la que en vez de jugar con juguetes tenía que ver barbarie a cada paso que daban.

Hace pocos días Dejan hablo de como fue su infancia, el hoy central de Liverpool no lo tuvo fácil como todos aquellos niños que les toco sufrir la guerra de los Balcanes, nacido en Zenica (ahora parte de Bosnia-Herzegovina) en 1989, de padres croatas, su padre, Sasa, y su madre, Silva, tomaron la decisión de una noche en 1992 para huir a Alemania con él y su hermano, Davor, con tan sólo tres años su familia tuvieron que huir en un viaje ya pensado que le llevaría a Múnich, huyendo de la violencia que en su país acontecía.
Al estar en la ciudad del gran equipo alemán por excelencia, de pequeño no podría tener otro equipo que no fuera “Era del Bayer de Múnich, me gustaba ir a los entrenamientos y verlos. Yo tenía fotos con Giovane Elber, Mario Basler, Bixente Lizarazu, tuve todas esas fotos en mi habitación” ahora él está en el otro lado, ahora a él le piden esos autógrafos y fotos “Los chicos aquí en Melwood esperan igual que lo hacía yo. Cada vez que yo firmó yo sé lo que significa para una madre y un padre ver a un niño sonreír, a nadie le tiene que importar renunciar a 10 minutos”.
Desde 1992 hasta 1995 la guerra de los Balcanes se cobró 200.000 vidas “No sé lo que hubiera pasado si nos hubiéramos quedado, pero creo que alguien podría habernos asesinado porque aquellos fueron unos tiempos horribles. En 1992 nosotros estábamos preparados para irnos a Alemania. Mis padres tomaron esta decisión diciendo “No tenemos otra elección más”.

Mi padre y los padres mi madre ya estaban allí, así que éramos los últimos en irnos. Tomamos nuestro equipaje, un pequeño coche y fuimos a Alemania. 

Hubo un ataque en el mercado de Zenica un año después de que nosotros nos fuéramos   y hubo gran cantidad de gente asesinada. Mostró lo duro que era la vida. Fue muy difícil para mis padres abandonar el país con 27 y 28 años y decir “Vamos, necesitamos irnos a Alemania”. 

*El 19 de abril de 1993, en una plaza donde se ponía el mercado en su ciudad natal fue atacado por los intensos bombardeos: 15 personas murieron y otras 50 heridas de gravedad en lo que se conoció como la Masacre de Zenica.

Los primeros pasos fueron difíciles, el idioma era una barrera, era un país nuevo, una nueva cultura : «Ni siquiera hablaban alemán, no sabes nada del país al que vas, así que vas como un ciego y con un niño de tres años, también. Pero esto sabes, yo pienso en que me dio algo a mí, me hizo ser más fuerte interiormente. Me mostró que la vida no es nunca fácil. Tu lo ganaras cada cosa con tu trabajo”.
En Croacia ya es un líder en la zaga 
Su padre Sasa trabajaba limpiando en un cine y su madre Silva trabajaba en un hospital, Dejan día a día cogía el metro para ir a la sede del Bayern en busca de fotos. Tras siete años en Alemania, Lovren y su familia estaban establecidos en la ciudad germana, pero nunca les concedieron la residencia permanente. En 1999 el gobierno alemán se les ordeno salir y dirigirse a Croacia, donde se establecieron en la ciudad de Karlovac, no fue fácil para Dejan, no hablaba el idioma y fue un momento difícil. “Mi abuelo dejó Bosnia dos o tres antes de que comenzara la guerra así que él tenía sus papeles para él y mi abuela, pero no para mi padre y mi madre. Mucha gente se fue Alemania por la guerra y ellos no podían ayudar a todo el mundo. Nos podrían haber enviado incluso antes a Croacia o Bosnia porque ti tienes un año de contrato con el gobierno que podía o no podía extenderse cada año.


Tatuado con frases que le recuerdan de donde viene.

Mis padres no sabían cuando nos iríamos. Ellos cada año preparaban las maletas. Estaban esperando a que la cosa se calmara y después de siete años dijeron “Este es el momento”.
Otra vez empezar una nueva vida, nuevos amigos y comenzar a dar pasos: «Fue muy difícil para mí porque yo tenía buenos amigos. Imagínate yo tenía tres años en la guardería en Alemania, cuatro años en la escuela. Cuando tu llegas con 10 años a Croacia, no hablaba nada de croata con mis padres en casa, así que imagínate lo realmente difícil que era escribir en croata. Fue difícil empezar de nuevo, nueva escuela, nuevos amigos. Mi madre trabajó prácticamente para nada y mi padre no pudo encontrar un trabajo, así que fue muy duro. Hubo un invierno realmente horrible que recordaré por el resto de mi vida, pero lo hicimos juntos»
Si el alemán ya lo dominaba, el croata no era así: «No sé como lo hice. Me tome dos años otra vez para saber croata. Fue un momento difícil, cuando otros niños se reían de ti por cosas como esas. Es cierto que las experiencias difíciles te hacen más fuerte. Mis padres me dieron todo los que ellos pudieron, nada increíble. Sé de donde vengo, siempre va a estar conmigo. Quizás fue mejor pasar una niñez así que ser un privilegiado que no sabes lo que es la vida real”.
El dinamo fue su primer conjunto de altos vuelos.
Dejan Lovren era un apasionado del fútbol, habiendo jugado en las categorías inferiores de Nk Karlovac, pero hasta el 2004 en no jugó en un equipo de altos vuelos como era el Dinamo de Zagreb. Su padre conducía 50 kilómetros que es la distancia que hay de Karlovac hasta Zagreb, la distancia cada día hacía para que Dejan pudiera entrenar y volver a casa, ya que el joven Dejan estaba aún en su ultimo año de escuela en Karlovac. “En Múnich yo jugaba en un equipo pequeño, ellos me han dicho que tienen una foto mía en su pared. Se enteraron que llegué a ser “estrella” y es bonito que ellos aún me recuerden allí.


Un coloso para la defensa del equipo francés.

Nunca pensé que llegaría a ser alguien algún día. Comencé a pensar que podría ser alguien cuando  empecé  a jugar cuando tenía 12 o 13 años y piensas “Wow, quiero jugar bien”. Entonces el Dinamo de Zagreb habló acerca que querían firmarme y piensas “quizás pueda conseguir algo”.
Después de una temporada en el Inter Zapresuc, Lovren se convirtió en pieza importante del Dinamo, donde coincidió con el ex Red Igor Biscan, sus buenas actuaciones lograron ponerle en la órbita del fútbol europeo y un club dado a firmar jugadores jóvenes y con proyección como el Lyon le firmaría en el Enero del 2010 por la cifra de 10 millones de euros, pero no fue fácil su vida en Francia. “Los medios de comunicación me criticaron de muchas maneras. Incluso nada más llegar, cuando ellos se preguntaban porque yo había costado 10 millones. Siempre era un “¿Por qué esto? Por qué lo otro, cuando jugaba bien nadie decía nada porque estaba jugando bien, pero cuando jugaba mal, era el central punto de las criticas para el equipo, no fue fácil para mi, no me respetaron.”
Ir al Southampton fue para él un paso nuevo para demostrar lo que de verdad es, un gran central “Fue un gran momento para mi. Después de una situación difícil para mí en el Lyon demostré que merecía jugar en la Premier League.»
Con los saints recordó aquel gran central que impresionó en Zagreb.
Ahora es su momento en el Liverpool, comparado con Jamie Carragher por nuestro técnico, llegar a lo que fue el gran jugador que llevaba el 23, nadie dijo que fuera fácil.