Aston Villa 1 – 0 Liverpool

Aston Villa 1 – 0 Liverpool

mayo 22, 2011 8 Por Esto es Anfield

Pensando en la temporada que viene

El Liverpool pierde en Villa Park en el último partido de la temporada y se despide de las competiciones europeas por primera vez desde la temporada 1999-2000. Dalglish sorprendió con la inclusión de Joe Cole en el equipo y la no convocatoria de Maxi, Johnson y Carroll (lesionados). Gerrard vivió el partido entre el Travelling kop.

Por Luis JFT96 (@luis_jft96)

El partido disputado hoy en Birmingham se presentaba como la última oportunidad para conseguir el quinto puesto de la Premier, y por extensión la clasificación para la Europa League, siempre dependiendo del resultado que se diera en White Hart Lane.

El once que salió al terreno de juego presentaba tres novedades más que reseñables, la primera sorpresa fue que Joe Cole saliera de inicio, por primera vez en Premier desde que Dalglish está al mando del equipo, y que por ese motivo saliera de la convocatoria Maxi Rodríguez, lesionado en el abductor. La segunda fue la no convocatoria de Carroll, de nuevo por la lesión de rodilla, y la tercera fue el regreso de Fabio Aurelio, tras su recuperación y la lesión de Glen Johnson.

El partido comenzó con un ritmo lento y con juego bastante brusco por parte del Aston Villa lo que obligó a Spearing a ser sustituido tras un dura entrada de Reo-Cocker. El Liverpool no conectaba y tanto el público local como el visitante estaban distraídos, los primeros con el posible descenso del Birmingham City y los segundos con la presencia del capitán del equipo, Steven Gerrard entre ello en las gradas de Villa Park, pero de eso ya no hablará nuestro espía en el estadio, David Cutts, en los próximos días.

Cuando no estaba pasando casi nada en el partido llegó el único gol del partido, en un centro desde la banda derecha de Albrighton que supera por alto a toda la defensa, y es rematado en el segundo palo con violencia por Stewart Downing, pasando por encima de Reina, que había cubierto bien el primer palo. En la jugada hay un empujón de Dunne y Ashley Young a Carragher que pudo pitarse como falta en ataque. Además Carragher, en una disputa anterior y completamente accidental, tuvo que ser vendado en la cabeza por un golpe en la ceja.

El primer tiempo concluyó sin nada más reseñable salvo el gol, y una jugada en la que Suárez se quedaba solo y que el linier entendió como fuera de juego.


Tras la reanudación el Liverpool salió con más brío, y no tardaron en llegar las oportunidades, aunque el gol de los Spurs en Londres ponía la misión muy cuesta arriba, para regocijo de la hinchada villana que veía a su archirival en Championship.

Luis Suárez empezó a entrar por la izquierda, puesto en el que, desde que llegó en enero, se le ve más cómodo. Fruto de una de sus magistrales incursiones dejó plantados a los defensas del Villa con un recorte y le dejó un balón en bandeja a Meireles, que remató a portería con acierto, aunque una mano milagrosa de Friedel logró salvar el empate.

De nuevo tendría Meireles el gol en sus botas unos minutos, después con una gran triangulación entre Shelvey, Flanagan y el propio jugador portugués, pero intentó dar un pase cruzado en lugar de rematar a portería y la defensa lo interceptó.

Poco después sería Fabio Aurelio, con una falta directa en la frontal del área, el que estaría a punto de materializar el empate, que nos hubiera dejado a un gol, nuestro o del Birmingham, de la clasificación europea. A partir de aquí el aprtido cayó en intensidad y parece que el Liverpool bajó los brazos, o no tenía fuerzas para más.

Con este resultado el Liverpool pone fin a una temporada, primera sin Rafa Benítez, con dos partes bien diferenciadas, con el cambio de entrenador como punto de inflexión. Tendremos que acostumbrarnos a jugar un partido a la semana tras doce años de fútbol europeo. Para mi va a ser difícil, pero ese tema tendremos tiempo de analizarlo en las semanas venideras.

Mañana os traeremos el análisis de la última jornada de Premier League, en la que han descendido a Championship el Blackpool y un proyecto millonario llamado Birmingham City.