Anfield Legends: Bill Shankly III

Anfield Legends: Bill Shankly III

marzo 22, 2019 0 Por Esto es Anfield

Bill Shankly, el gran arquitecto de un equipo para la historia.

Por Sergi Stubbins (@El_Stubbins)

Bill Shankly no ha sido ni mucho menos el entrenador más galardonado de la historia del Liverpool FC. Pero indudablemente, si que fue el auténtico responsable de hacer variar una dinámica que hasta su llegada se encontraba en plena decadencia, (a pesar de haber conquistado 5 títulos de liga hasta las horas), a convertirse en un auténtico referente futbolístico del mundo.

 

Pero Shankly, no sólo logró un gran éxito profesional. El principal éxito fue impregnar a todo un club de fútbol y a toda una afición su gran vitalidad y determinación. Prácticamente 39 años después de abandonar voluntariamente el club y 32 años después de su muerte, la gran personalidad de Shankly revive partido trás partido en todas las esquinas de Anfield y en todos los corazones y almas de los supporters.

Cuando Bill Shankly llega a Anfield, se encuentra un panorama desolador. Unas instalaciones paupérrimas y en un estado ruinoso y un grupo de jugadores que más o menos, estaban en las mismas condiciones tratando de sobrevivir en la Second Division. Por no hablar también de una desencantada afición que hacía 12 años que no vivía la gloria de un título y si la pena de continuas derrotas. Pero Shankly enseguida se dio cuenta de que el principal activo de aquel intento de club de fútbol, radicaba en su conjunto de técnicos interinos. Las figuras de Bob Paisley y Joe Fagan, fueron su principal apoyo desde el principio.

 

EL EQUIPO DE LOS 60.

Muy pacientemente y poco a poco, Shankly y su equipo de técnicos comenzaron a gestar lo que sería un equipo de fútbol que haría historia no sólo por la consecución de títulos, sino también, por sus innovadores métodos de juego y de trabajo.

Shankly puso en práctica en los entrenamientos los clásicos partidillos 5 contra 5 en el que tantas veces participó a su villa natal de Glenbuck, y su método de «Pass and Move» (pásala y muévete), el resultado fue un fútbol espectacular, vistoso y ofensivo como nunca se había visto antes en las islas. Anfield enseguida recuperó entradas de 40.000 personas por partido y el segundo año de estancia de Shankly como responsable del banquillo del Liverpool, el equipo conseguía el añorado ascenso a First Division.

Hombres como Ron Yeats y Ian St. John, jugadores que Shankly deseó fichar en su etapa en el Huddersfield y que recomendó personalmente el fichaje por los reds, unidos al olfato goleador de Roger Hunt, que alcanzó la galáctica cifra de 41 goles esa temporada, fueron los protagonistas de la primera hazaña de Shankly a la entidad de Anfield.

El primer escalón se había subido. La permanencia en First División la temporada siguiente era el gran objetivo. Para conseguirlo el Liverpool se reforzó con el portero Tommy Lawrence y el central Tommy Smith, jugador este que se convertiría en el auténtico Tótem del equipo y referente generacional. El objetivo se cumplió con creces. El Liverpool acabó aquella temporada en una cómoda 8 ª posición. Sólo y hubo un pequeño problema. El Everton, el rival y vecino de la ciudad conquistó el título de liga esa temporada.

Con Shankly de técnico en el Liverpool renacía una rivalidad con el club vecino que ya de por sí había sido siempre durísima. Esta rivalidad, ha dado frases salidas de la boca de Bill Shankly, que han pasado a la historia del fútbol universal.

«Si el Everton entrenase en el jardín de mi casa, correría las cortinas para no ver los»

«La ciudad de Liverpool cuenta con dos grandes equipos, El Liverpool y el Liverpool reservas «

«Cuando no tengo nada que hacer me dedico a mirar a la parte baja de la tabla a ver dónde está el Everton»

Lenguaje claro y directo. Lenguaje de calle. El mensaje caló muy rápido entre el aficionado del Liverpool. Rápidamente Shankly se convertía en el auténtico Capitán de la Red Army. El hombre por el que una multitud se desvivía. Y todo esto lo ganó Shankly con su sinceridad y honestidad. Nada de grandes «perfomances» mediáticas. No. Shankly era un Kopite más. Shankly era uno de los nuestros.

La temporada siguiente, sería la de la confirmación. Shankly había formado un gran núcleo de jugadores con los Yeats, St.John, Hunt, etc. que habían llegado dos años antes para subir de categoría el Liverpool. Dos años después en la temporada 1963/64, el Liverpool conseguía brillantemente su 6 º título de liga.

El Liverpool conseguía sacar el trofeo de las manos a su máximo rival que conquistó el año anterior. Y no sólo el trofeo. El Liverpool lograba arrebatar la supremacía popular en el Everton. La rivalidad entre los reds y los blues llegaba ahora, a sus máximas cotas. Rivalidad que traspasa fronteras y de la que todo el mundo futbolístico empezaba a tener conocimiento. Aquel año 64, cuatro chicos de Liverpool conquistaban el mundo con sus canciones. Liverpool había puesto su nombre en el mapa-mundi.

Shankly, hombre obsesionado como pocos en su trabajo, no dejaba escapar ni un solo detalle. Unos vestuarios del equipo local de mucha humildad, dejando el vestuario más grande para el equipo visitante. Vestuario visitante que disponía de las perchas a una altura considerable para intimidar ya desde los vestuarios al rival que pensaban que los jugadores locales eran auténticos gigantes. Una salida del túnel de vestuarios hacia el campo donde se podía leer en un cartel «This is Anfield» como anuncio de lo que esperaba al bajar aquellas escaleras. Para el jugador visitante salir de aquel túnel de vestuarios leyendo ese mensaje, con toda una multitud de personas cantando y animando al Liverpool, era intimidatorio. Todo esto hoy día, aún perdura. Todo fue idea de Shankly.

La temporada siguiente, el Liverpool cedía el título de liga en el Manchester Utd. pero nuevamente saboreaba la miel del triunfo. La temporada 1964/65 los hombres de Shankly conquistaban el primer título de FA Cup por el Liverpool en final disputada en Wembley ante el Leeds United por 2-1.

Los reds, como campeones de liga, participaban por primera vez en una de las competiciones de las cuales, se convertiría en auténtico clásico. La Copa de Europa. Aquella edición, los hombres de Shankly llegaban a semifinales cayendo derrotados por el Inter de Milan en una polémica eliminatoria.

De aquella edición de la Copa de Europa, quedaría para la historia el nacimiento de la actual indumentaria del Liverpool. Nuevamente y como no podía ser de otro modo, Shankly fue el responsable. El Liverpool hasta entonces vestía con camiseta roja y pantalón y medias blancas. Un día antes de un partido de Copa de Europa ante el campeón belga Anderlecht, Shankly entró a los vestuarios con un pantalón rojo y medias rojas. Shankly ordenó a Ron Yeats que se pusiera aquellas medias y aquellos pantalones acompañando a la camiseta habitual. Shankly enloqueció. Según él, Yeats parecía un gigante y el color rojo daba una imagen de poder que haría temblar a los rivales. Así nacía un nuevo icono del club de Anfield, su indumentaria.

En tan sólo 3 años, Shankly y el Liverpool habían conseguido 1 título de liga, 1 FA Cup y llegar a unas semifinales de Copa de Europa dando una excelente imagen en el continente.

La temporada siguiente continuarían los éxitos. Nuevamente se conquistaba el título de liga y por primera vez el club llegaba a una final europea. Sería el Hampden Park de Glasgow. El Liverpool lamentablemente perdía la final de la antigua Recopa de Europa ante el Borussia Dortmund alemán.

Aquel ciclo glorioso, pero, llegaba a su fin. Shankly probablemente llevado por su completa confianza hacia sus hombres, no renovó el equipo como era debido y el equipo envejecía año tras año. El equipo de los 60 había llegado a su fin. El punto de inflexión que determinó el final de aquel equipo fue la eliminación en 1/4 de final de la FA Cup de la temporada 1969/70 ante un modestísimo Watford. El equipo de Vicarage Road, superó a todas luces en el equipo de Shankly ganándolo por 1-0. Era el final del equipo de los 60.

EL EQUIPO DE LOS 70

Prácticamente no hubo transición, no hubo un paso escalonado entre un equipo y otro. Sólo la llegada de un fichaje que pasaría a la historia del conjunto red. Se trataba de Emilyn Hughes. Este junto con Ian Callaghan, Chris Lawler y Tommy Smith que capitaneaba el grupo, fueron los únicos que continuaron en el equipo. Con ellos un joven Phil Thompson, que daba sus primeros pasos dentro del profesionalismo y los fichajes de dos jóvenes prometedores, Ray Clemence en la portería y el extremo irlandés Steve Heighway. Este equipo llegaba a la final de la FA Cup de la temporada 1970/71, perdiendo con el Arsenal en Wembley por 2-1.

A inicios de la temporada 1971/72, llegaba otro fichaje para la historia del Liverpool y que se convertiría en ídolo del Kop. Kevin Keegan debutaba con el Liverpool ante el Nottingham Forest marcando su primer gol cuando sólo hacía 8 minutos en el campo. Keegan era el delantero habilidoso que se compenetra perfectamente con su compañero de línea que era radicalmente diferente a él. John Benjamin Toshack. Esta delantera tuvo un rendimiento espectacular y se convirtió en el tándem más peligroso de Europa. Aquella temporada, el Liverpool perdió la liga en la última jornada en favor del Derby County. Los reds necesitaban la victoria en Highbury ante el Arsenal y el partido acabó con 0-0.

La siguiente temporada fue exitosa. El equipo ganaba la tercera liga de la era Shankly y el primer trofeo continental llegaba a Anfield. La Copa de la UEFA se ganaba en una final disputada a doble partido al Borussia Moenchengladbach alemán por un resultado global de 3-2. Era el inicio de una larga lista de éxitos europeos. El juego que desplegaba aquel equipo maravillaba a toda Europa con un toque preciso de balón y una velocidad de movimientos espectacular.

No sería el último éxito del grupo de Shankly. La temporada 1973/74, se ganaba por segunda vez en la historia del club la FA Cup ante el Newcastle United por un contundente 3-0 en Wembley.

En 14 temporadas y media, Bill Shankly había conquistado 3 títulos de liga, 2 FA Cup, 1 Copa de la UEFA, 3 Charity Shields, 1 Sub-campeonato de liga, 1 Sub-campeonato de FA Cup, 1 Sub-campeonato de la Recopa de Europa y un ascenso a First Division. Un récord de 609 partidos jugados por 319 victorias, 152 empates por 138 derrotas.

Era el momento de la retirada.

LA RETIRADA Y LA MUERTE DE Shankly.

Una tarde de Julio de 1974, Shankly anunciaba que dejaba las banquillos para dedicar más tiempo a su familia. Según el propio Shankly fue una de las decisiones más duras de su vida. Pero Shankly dejaba el Liverpool en muy buenas manos. Las manos de su colaborador principal en todos aquellos años de trabajo, las manos de Bob Paysley. Los éxitos continuaron.

El 29 de septiembre de 1981 moría en Liverpool a la edad de 68 años Bill Shankly, víctima de un ataque al corazón. La noticia cayó como un jarro de agua fría en toda la ciudad y por extensión a todos los aficionados del fútbol. Anfield rindió un sentido homenaje hacia el hombre que guió los designios de la nave red durante 14 años, extendiendo una grandiosa pancarta en Kop durante el primer partido que se jugaba en Anfield después de su muerte, donde se podía leer «Shankly lives Forever » Shankly vivo para siempre.

Aquel año 1981 fue fatídico para todos los ciudadanos de Liverpool. La madrugada del 8 de diciembre de 1981 moría asesinado en Nueva York, John Lennon. Liverpool se quedaba en poco menos de 3 meses sin dos de sus personalidades más relevantes a lo largo de su historia.

El espíritu de Shankly perdura aún a día de hoy en cada centímetro del estadio de Anfield. Su personalidad es imborrable del recuerdo de los supporters exista o no en un futuro Anfield. Una estatua de bronce recuerda la figura Shankly justo delante del Kop. En ella sólo figura una inscripción.

BILL SHANKLY

HE MADE THE PEOPLE HAPPY.

 

Aquí podéis ver los otros capítulos sobre el gran entrenador:

. Anfield Legends: Bill Shankly I  – El camino que comenzó en Glenbuck.

. Anfield Legends: Bill Shankly II –  La leyenda de Shankly comenzaba a formarse